Espiritual

¿Qué significa ser una persona espiritual?

Posted on

Primero, ¿Eres una persona espiritual? Esta es la clase de pregunta de la cual no se oye hablar mucho en estos días. Tal vez la pregunta más atrevida y al mismo tiempo que más se le acerca es esta: ¿Cómo está tu espiritualidad?

 

Muchos confunden espiritualidad con el temperamento calmado,

con la actitud religiosa (tu sabes),

manos juntas,

semblante tranquilo, etc.

 

Podría tratarse también de algo contrario a la religión como es el caso de la Nueva Era. Pero sin duda la definición más dañina es esta: —«Una persona espiritual es aquella que está tratando de escapar de la realidad de la vida»— Sin embargo (en mi opinión) no hay nada que pueda estar más lejos de la verdad que esa declaración.

 

La persona espiritual no está tratando de escapar de la realidad,

una persona espiritual

—en primer lugar—

es alguien que se sumerge en la realidad,

para poder descubrir,

entender y aplicar

la verdad a su propia experiencia de vida.

 

Esto es importante: Gran parte de lo que nuestra cultura llama «realidad o verdad» no es más que la ilusión que se nos ha creado por estar aislados (desconectados) de la presencia de un Dios que de forma permanente está actuando en nuestra vida y en nuestro mundo.

 

Ese aislamiento engendra miedo,

confusión,

sentimientos de rechazo,

culpa y al mismo tiempo

genera más inconvenientes

en la forma en la que percibimos a Dios.

 

Separado de Dios, jugamos a ser la víctima en un mundo a veces cruel, lo que nos lleva a preguntarnos ¿por qué Dios hace esto o permite aquello?

 

Muchos se encuentran en un desierto espiritual, insatisfechos y con el anhelo de algo real.

 

La persona espiritual de manera permanente se encuentra en el proceso de entender la diferencia entre lo que es real y lo que no lo es. Entre la verdad y el engaño. Siempre está avanzando en el descubrimiento de la naturaleza de Dios y de su propia naturaleza.

 

Dios no actúa como una especia de influencia sin valores morales o energía externa sobre nosotros; es todo lo contrario, Él se extiende hacia toda la creación desde nuestro interior. El espíritu humano y el Espíritu divino son inseparables y al mismo tiempo distintos. En este sentido lo visible (para nosotros) no es necesariamente lo real, es simplemente un reflejo de lo que es real.

 

Pues lo invisible de Dios se puede llegar a conocer,

si se reflexiona en lo que Él ha hecho. Romanos c1 v20

 

En Cristo Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra,

tanto lo visible como lo invisible… Colosenses c1 v16

 

Porque no nos fijamos en lo que se ve,

sino en lo que no se ve,

ya que las cosas que se ven son pasajeras,

pero las que no se ven son eternas. 2Corientios c4 v18

 

Basándonos en estas porciones de las Escrituras, podemos llegar a la conclusión que la persona espiritual es aquella que puede ver más allá de su propia realidad inmediata y llegar a descubrir la presencia de Dios en todo lo que ve.

 

¿Pero cómo es posible ver lo invisible? ¿No es acaso cierto que los ojos físicos son incapaces de ver lo invisible? Sí, es verdad, pero mientras estos ojos están observando la magnificencia de la creación, el alma, con sus visión invisible, queda profundamente impresionada y ve claramente el poder de Dios desplegado en las cosas que han sido hechas. Reconocer esta verdad nos convierte en seres espirituales.

 

La persona espiritual es aquella

que al reflexionar en la creación

escucha de forma clara

la voz de Dios en su consciencia

y puede percibir SU presencia.